Arcadio Albarrán, casi un siglo de historia

La ganadería de Arcadio Albarrán Olea pasta en el término municipal de Alconchel (Badajoz) en la finca Pedro Martín, desde la que se divisa la localidad de Higuera de Vargas, y la que tiene como principal característica la ondulación y abundante agua. La procedencia es Parladé vía Juan Pedro Domecq y Diez, y está en manos de la familia desde 1923, cuando Arcadio Albarrán García-Marqués adquiriera la vacada de Campos Varela, añadiendo posteriormente sementales de Félix Cameno y los Guateles (procedencia Juan Pedro Domecq y Diez vía María Antonia Fonseca). 

Finca Pedro Martín con Higuera de Vargas al fondo
En la actualidad la ganadería consta de 120 vacas distribuidas en tres lotes, junto con las que se encuentran padreando dos nuevos sementales procedencia el Torreón vía Ortigao Costa, con la intención de refrescar la sangre de la ganadería. 




Es dirigida por Arcadio Albarrán Olea, el tercero en su dinastía, y actualmente gestionada por sus tres hijos: Arcadio, Manuel y Jaime. A sus 84 años, Arcadio sigue montando a caballo siempre que puede y de momento se ve con fuerzas para seguir haciéndolo. Entiende que las faenas de campo se deben realizar a caballo y no concibe el toro sin él, siendo según sus palabras la herramienta básica para su manejo.
Don Arcadio Albarrán Olea
La camada se compone de 45 toros, de los que saldrán tres o cuatros corridas, y algunos de ellos irán destinados a las calles. Se caracterizan por ser astados bonitos de hechuras, finos, armónicos y bajos, no siendo un toro grande pero con trapío acorde a su encaste. Se busca un animal que sea bravo y noble en todo su comportamiento, que galope en el caballo, con ritmo en sus embestidas y que tenga dos pasos más en su recorrido en la muleta. Normalmente se suelen tentar alrededor de una treintena de hembras al año, y los matadores más habituales son David Mora y Antonio Ferrera.



Toro nº 62 que será exhibido en la localidad de Monserrat (Valencia) el sábado 20 de Abril.






















Un hecho a destacar es que en esta ganadería no se utilizan fundas ya que se considera que es una manipulación, pudiéndose contemplar la belleza del toro bravo en toda su plenitud.




De la camada destacan el número 92, cuatreño, negro de pelaje y de armónicas hechuras y el 74, un ensabanado bocinegro, hecho cuesta abajo y que siempre va humillado.




Desde estas líneas agradecer el trato recibido y desear lo mejor para esta nueva temporada.

2 comentarios:

  1. Soy de Higuera de Vargas y crecí teniendo siempre presente a los toros y las vacas de Arcadio Albarrán. Gracias por este bonito artículo! Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar