GUERRAS TAURINAS VÍA @TWITTER - POR ÁNGEL JUÁREZ

Me he animado a escribir este artículo para intentar aportar mi pequeño granito de arena y mostrar mi punto de vista sobre un hecho que me he encontrado desde que tengo Twitter. Me sorprendió como una poderosa herramienta taurina, donde al instante me puedo enterar de lo que se va cocinando en los entresijos de este mundo por toda España. Si sabes a quien seguir, profesionales, periodistas, ganaderos, aficionados varios, puedes compartir, informarte, dialogar, aprender e incluso debatir diferentes puntos de vista.



Tal y como acostumbramos a hacer las personas con las herramientas poderosas a veces las utilizamos para bien, pero también aprovechamos ese poder para utilizarlas inadecuadamente. Aquí es donde veo que está fallando algo, Twitter se está utilizando para recrudecer, amparado por la valentía que le da a uno estar sentado en el sillón de su casa, una guerra entre dos bandos que ha existido siempre, pero que ahora está llegando a niveles de intolerancia que no deberíamos consentir. Las continuas faltas de respeto, mofas, burlas, insultos incluso amenazas es algo que te encuentras bastante a menudo entre aficionados que supuestamente nos gusta la misma fiesta.

Lo habéis adivinado estos dos bandos se suelen llamar entre ellos mismos (Toristas, toreristas), o (Talibanes y palmeros) de una forma más despectiva. 

Por parte del bando “torista”, las faltas de respeto a toda figura del toreo es constante y sistemática. Llegando a afirmar que son artífices del DESTOREO, que torean babosas, ovejas, cabras, que están “fuera de cacho constantemente por miedo, y un largo etc... todo esto siempre con una falta de respeto considerable. A veces se olvidan que estas figuras DEL TOREO simplemente por su profesión ya les debemos un respeto, llevan los muslos abiertos, tienen la vida solucionada y se siguen jugando la vida por amor a una profesión, y lo más importante, son personas.



Por parte del bando “torerista”, estoy harto de escuchar que todo lo que no sea encaste Domecq  no sirve, mandando ganaderías únicas y centenarias al matadero a la mínima que les sale mala una corrida, tratando a ciertos hierros de bueyes moruchos que no sirven para el toreo actual y otro largo etc. Todo esto con una falta de respeto considerable también. A veces se olvidan que estos ganaderos llevan centenares de años de selección, esfuerzos, sacrificios, grandes tardes y toros a sus espaldas, como para cargárnoslos de un plumazo, simplemente porque a ellos no les gusten.



A partir de aquí la guerra estalla continuamente, haciendo algo muy pesaroso y desagradable utilizar dicha red social.

Mi reflexión personal:

A mí lo primero que me enseñaron en esta afición que tengo desde muy joven, es el RESPETO. Respeto a los profesionales taurinos y no digo a las figuras del toreo, respeto a los ganaderos y a los aficionados con los que comparto afición. ¿Respetar quiere decir que te guste todo o dar coba a todo el mundo? NO, ni mucho menos. Respetar quiere decir expresar tus opiniones sin ofender y escuchar las de los demás sin ofenderlos. Un aficionado, y más aun los que pagan una entrada, tienen derecho a expresar su opinión, sus gustos y disconformidades con esta fiesta. Pero las cosas hay muchas maneras de decirlas. Si a alguien le parece que una figura del toreo está faltando el respeto al público por torear una corrida indignamente presentada, es tan fácil como decirlo así de claro sin ofender a nadie, por muy ofendido que te sientas. Respeta y serás respetado. Si a otro le parece que un determinado hierro ha sacado una corrida de toros mansa y descastada, es también tan fácil como decirlo así de claro sin enviarlo todo al matadero, faltar el respeto al ganadero y a todos los aficionados que confían en esa ganadería y tienen ilusión por verla. Respeta y serás respetado. Y si a cualquier profesional del toreo le parece que un aficionado está faltando el respeto a algún compañero de profesión, es tan fácil como decírselo sin insultarlo. “Julay” y “Chufla” son los insultos más utilizados por los profesionales. Deberíamos atrevernos a escribir y opinar lo que nos atreveríamos a decirle a la cara a la misma gente de la cual estamos opinando. Así cambiarían muchas cosas.

Hace poco una figura del toreo como Miguel Ángel Perera, tuvo que abandonar Twitter por la larga cola de comentarios irrespetuosos que se dirigieron hacia su persona por parte de aficionados a esta fiesta. Todo vino por un previo comentario en el cual Miguel Ángel Perera expresó una opinión, bajo mi punto de vista de forma desacertada, más aun sabiendo su posición y lo que se mueve por Twitter. Pero aunque estés en desacuerdo con él ¿es necesario faltarle el respeto a una figura del toreo de esta forma? A mí personalmente no me gustó su comentario, pero eso no me da derecho a atacarle como se le atacó desde muchos sitios. Creo que es mucho más fácil mostrar tu desacuerdo intentando dar tu punto de vista argumentando y razonando. Vi lógica y normal su retirada de Twitter, y espero que algún día vuelva. A veces nos olvidamos que una de las cosas bonitas de esta fiesta convertida en arte, es que hay tantos puntos de vista como aficionados, a cada uno nos llenan unas cosas y vamos a encontrar a gente que tenga gustos totalmente diferentes y aun así podamos ser amigos, debatir, intercambiar opiniones y hablar cientos de horas de toros.

Para finalizar dar las gracias a todos aquellos aficionados y amigos que en mí día a día, tanto personalmente como por Twitter, Facebook y WhatsApp hacen que esta fiesta tenga con quién compartirla de una forma sana y agradable. Recordar que para insultos y desagravios ya tenemos bastante con los anti taurinos. Que tanto nos ofenden sin conocernos.

Un saludo al twittendido y animo a todo el mundo que haya leído hasta aquí, a debatir con RESPETO.

ÁNGEL JUÁREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario