PRIETO DE LA CAL, LA OTRA CARA DE LA FIESTA EN CASTELLÓN

Ayer se vio una novillada distinta a lo que estamos acostumbrados, una ganadería diferente, unos comportamientos de los astados muy diversos, distintos tipos de lidia y un público exigente que apoyó a los suyos pero no les regaló nada. Y es aquí donde reside la grandeza de esta fiesta, en la diversidad, y no en la monotonía a la que estamos acostumbrados. Creo que no dejó a nadie indiferente, y para bien o para mal, se ha hablado tela de los novillos de D. Tomás Prieto de la Cal. Hay que agradecer el gran esfuerzo que realizaron los tres jóvenes ante unos ejemplares que no lo pusieron nada fácil.

Vinatero nº 29.


Lo más destacado de la tarde vino de la mano de Varea, novillero que debutaba con picadores y que cuajó una faena de gran clase y gusto, componiendo muy bien la figura. Basó su faena a Vinatero con la mano izquierda, con naturales de largo trazo y rematados atrás. Gran clase la de este jabonero, que como gran virtud tuvo la humillación. Eso sí, por el pitón derecho no fue tan claro y tuvo la fuerza justa.
Su segundo llegó a la muleta pésimamente lidiado, no se le hizo nada a favor y se le dieron muchos capotazos. No hubo ningún orden en la plaza. Varea se justificó con una lidia sobre los pies a un novillo berrendo en jabonero que mostró muchas complicaciones. 

Destacado este puyazo al primero de Varea.
Chicuelina ajustada.
Media metiendo riñones.

Varea al natural.

Gran embestida de Vinatero, con mucha humillación.


El primero de la tarde también fue un buen novillo, con bastante movilidad y al que le costó acoplarse a Vicente Soler. Quizá si le hubiera tocado en segundo lugar la gente hubiera entrado más en la faena. También adoleció de falta de fuerzas. El cuarto de nombre Ligero, marcado con el nº 22, era la apuesta del ganadero, hermano de padre de Farolero, aquel toro que ganó la concurso de Zaragoza del año 2008, y la verdad que fue el más encastado y bravo de la tarde. Creo que Soler no lo supo lucir, era un toro que se arrancaba de largo y exigía una lidia en los medios, para apostar con él y no dudarle ni un momento. Aun así, he de decir que la embestida no era nada fácil, muy bronca y con muy poca clase.

Soler mostró muchas ganas durante la tarde.

Pasándose muy cerca a su primero.

El lote de Jorge Expósito fue el peor de la novillada, su primero fue muy insulso, manso y sin nada dentro. El que hizo quinto estuvo encastadito pero con muchas complicaciones. No me gustó la actitud de Jorge, que no puso de su parte para que aquello tomara un poco de calor. Si no embisten los novillos, tiene que embestir uno.




Como comentario general me gustaría decir que la novillada fue interesante, nadie se aburrió, existió siempre el peligro latente que le da la emoción al espectáculo y del que nos quejamos en muchas ocasiones cuando torean las figuras. A todas ellas me hubiera gustado verlas con los novillos de ayer, y no a estos jóvenes bisoños que todavía están empezando. Pero bueno, al menos tuvimos novillada y pudimos emocionarnos con el toreo de Varea, que promete, y mucho.

Gran natural de Varea.


1 comentario:

  1. Le he cogido una foto para publicar en mi blog, con mi agradecimiento.

    La condesa de Estraza

    ResponderEliminar