LAS VACAS VERAGÜEÑAS DE D.TOMÁS PRIETO DE LA CAL

Actualmente D. Tomás Prieto de la Cal posee 180 vacas de vientre, y como podrán contemplar en las siguientes fotografias, muchas de ellas de verdadera belleza. Lucen variados pelajes, desde jaboneras en todas sus gamas, pasando por berrendas, coloradas, melocotonas y negras. Las encornaduras son bastante finas en su base, desarrolladas y acabadas en pitones también finos. Abundan las cuernas bien puestas, veletas, corniabiertas y corniapretadas. Poseen una buena musculatura, son de tipo bastante fino y muy bien hechas. Un lujo para la vista, que tendrían que contemplar en vivo y en directo, todos aquellos que quieren mandar al matadero esta ganadería.



























En cuanto a sementales, tiene ahora mismo tres padreando y siete descansando, y su selección comienza en la tienta a campo abierto, que se realiza en la casa durante todos los años. Los de mejor comportamiento, morfología y familia, que normalmente son pocos, se tientan en la plaza. Por poner un ejemplo, si hubiera una camada de cincuenta toros, se tientan a campo abierto los veinte mejores morfológicamente, de esos veinte, seis han sido excelentes, y de los seis, uno o dos son de buena familia. Es entonces cuando esos que quedan, se queman en la plaza y se tientan de forma completa. 






Para finalizar este post, me gustaría resaltar unas palabras que nos ofreció D. Tomás. en respuesta a cómo ve la fiesta en la actualidad: 

"Lo veo mal, lo llevo viendo mal hace ya treinta años, llevo diciéndolo pero nadie escucha, por lo menos la opinión mía no es la general. El problema de la fiesta es interior, no es exterior, no depende de la crisis, la cual ha ayudado a que haya una crisis multiplicada por cuatro en el mundo del toro. Lo que pasa es que siendo un mundo muy egoísta, en el que cada uno va a lo suyo, donde nadie reacciona, la solución no se encuentra, porque nadie hace nada para solucionar. El espectáculo se basa cada vez menos en el toro, cada vez menos en el aficionado, y cada vez más en un gran público que el día que no haya toros le va a dar igual. Y cada vez más en un toro muy monótono que lleva a la fiesta a una monotonía. Y no es que yo diga que esté mal ese toro, lo que yo digo es que hace falta variedad, y esa variedad se consigue a base de considerar otro tipo de toros que requieren otro tipo de lidias". 

La verdad que no tienen desperdicio sus palabras, una manera distinta de afrontar la fiesta, poco habitual, pero muy válida para muchos aficionados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario