BUENA NOVILLADA DE ADOLFO MARTÍN EN NAVACERRADA, CON LA QUE TRIUNFARON VAREA Y MARTÍN ESCUDERO

Tras la novillada de Villaseca de la Sagra, nos desplazamos hasta Navacerrada para seguir al novillero de nuestra tierra Varea, que en esta ocasión se enfrentaba a los albaserradas de Adolfo Martín. Le acompañaban en el cartel, el sobrino del ganadero, Martín Escudero y un novillero salmantino de nombre Alejandro Marcos. Para la ganadería cacereña, era la única novillada a lidiar durante la presente temporada, y resultó muy interesante, con varios novillos de alta nota, sobre todo el cuarto.

Baratillo, lidiado en cuarto lugar, perfecto de hechuras y dando un gran juego


En primer lugar salió Tomatillo, nº 26, que fue bravucón, noble y para mi gusto le faltó algo más de raza. Martín Escudero estuvo valeroso y dio buenos muletazos, en ocasiones sin bajar en demasía la mano. Le otorgaron una oreja, tras una estocada y descabello.




Sombrerillo hizo segundo, con el 39 marcado en los costillares. Tuvo un gran pitón izquierdo que Varea aprovechó y nos ofreció grandes naturales. Temple, torería y desparpajo fueron los adjetivos que describirían dicha faena. Obtuvo dos orejas tras media estocada bien colocada.

Buena media de Varea.

Varea al natural.





Posteriormente, en tercer lugar, Sevillano, nº 20, fue un ejemplar más encastado y con peligro, sobre todo por el pitón derecho. Alejandro Marcos dio algún natural suelto de gran nota, con empaque y muy agarrado al piso. Un pinchazo le apartó de conseguir algún trofeo. La estocada posterior fue sublime.


Gran pase de pecho de Alejandro Marcos.


Baratillo fue el novillo de la tarde, con el 74 marcado a fuego, nos ofreció una embestida de ensueño. Fue bravo, humillador, y siempre a más. Duró una eternidad. Martín Escudero se hartó de darle muletazos, y muchos de ellos, muy bien dados, con mucho ajuste y pisando unos terrenos muy comprometidos. Incluso en ocasiones hizo el avión tras los buenos naturales rematados atrás. En el caballo no pudimos verlo, una lástima. Se pidió el indulto pero según el reglamento es imposible, por tanto, tuvo que matarlo. Se le otorgaron las dos orejas y la vuelta al ruedo a este buen ejemplar.


Tremenda la embestida de Baratillo.

Fíjense en la humillación del ejemplar.

Vuelta al ruedo más que merecida.


En quinto lugar Varea se enfrentó a Monerías, nº 4, que fue más mansito y sin tanta transmisión, pero tuvo nobleza. Le costó acoplarse al novillo y no encontró la colocación correcta. Poco cruzado y abusando del toreo por fuera, nos dejó algún natural de muy buen trazo, con esa gracia torera que él tiene. Consiguió cortar una oreja.

Chicuelina ajustada de Varea.

Varea brindando el novillo al ganadero.

Buen natural.



Para mí Varea es un gran valor al alza, porque tiene algo que los demás no tienen, ese arte innato que no se consigue en ningún lugar. Pero también es verdad que tiene que ir corrigiendo esos pequeños errores para poder convertirse en un gran figurón. Seguro que lo conseguirá, porque seamos realistas, es la sexta novillada que torea con caballos y lo que ha conseguido en solo una temporada, es muy difícil. Mi enhorabuena desde estas líneas.

El último de la novillada también de nombre Monerías, nº 1, fue una alimaña al que Alejandro Marcos le realizó una buena lidia, muy valeroso. Llegó a robarle muy buenos muletazos. Novillero que me gustó, a seguir en próximas actuaciones.



Al finalizar, salieron a hombros Martín Escudero, Varea y el que hacía las veces de mayoral de la ganadería. Dar mi enhorabuena a Adolfo por el resultado de la novillada. Así vale la pena realizar tantos quilómetros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario