REPORTAJE DE LA GANADERÍA DE PEÑAJARA DE CASTA JIJONA

Peñajara de Casta Jijona es la ganadería que nos ocupa hoy, con un reportaje realizado allá por el mes de mayo, y que por circunstancias, no hemos podido publicar con anterioridad. 

Regida por Jose Rufino, se trata de una vacada con procedencia Baltasar Iban pero con la circunstancia, según dicen los genetistas, que la de Ibán se ha ido hacia la rama Contreras y Peñajara a la de Jijona, de ahí puso el ganadero lo de Casta Jijona. Para entender esta bifurcación entre ambas ramas, hay que conocer el origen de la de Iban.

Baltasar Iban formó su ganadería con la parte de Contreras de Manuel González "Machaquito", que este a su vez había adquirido de Jerónimo Díaz Alonso, procedente de Sánchez Rico y mezclado en 1929 con una cincuentena de vacas de los herederos de Vicente Martínez. Ésta era una ganadería en la que existía una mezcla donde lo Jijón, había sido absorbido por los sementales Español, de origen vazqueño, Diano, ybarreño, y los parladeños Ramito y Vinagrero.

A esta mezcolanza de Contreras y Martínez, Baltasar Iban añadió en 1969, los sementales Sonajero y Peleón de Maria Antonio Fonseca, puro Juan Pedro Domecq de la rama Pedrajas.

Es complicado el conocer porque ambas ganaderías son tan distintas, incluso situándose genéticamente Peñajara al lado y no por debajo de Baltasar Iban. La diferencia se encuentra en una mayor proporción de sangre Jijona.

Por otra parte, comentamos con el ganadero si había realizado algún tipo de refresco durante los últimos años, a lo que nos contestó que no es muy partidario. La razón, muy simple, el animal que se introduce como reproductor, no se le conocen los genes dominantes o recesivos que contiene, por lo que su descendencia siempre serán un enigma. Para el ganadero, las conductas de las reses de cualquier ganadería tienen que ser lo más homogéneas posibles y eso solo se consigue con la consanguinidad, pero bien hecha y controlada, en evitación de una depresión endogámica.

Actualmente posee unas doscientas vacas de vientre y en cuanto a los sementales resaltar que únicamente padrean tres o cuatro años, con objeto de evitar que uno de ellos les engañe y tenga hijos, y los descendientes de los hijos, malos.

Hemos conocido un poco más de esta interesante vacada, agradecer la amabilidad del ganadero y su enorme disposición. Resaltar también que alguna información ha sido obtenida del opus número 31 de Tierras Taurinas de André Viard que lleva por nombre " Casta Jijón, los toros de la tierra".

A continuación podemos contemplar un reportaje fotográfico de la pasada camada de 2015, con la variedad de capas y tipos que caracterizan a esta ganadería.






















2 comentarios:

  1. ¿Se sabe por qué hay unos con fundas y otros no? ¿Las van a mantener o las acabarán quitando?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no tengo ni idea. Siento no poder responderle.

    Un saludo

    ResponderEliminar