CORRIDA DE INVIERNO DE VISTALEGRE - MADRID

La corrida de Vistalegre se presentaba a priori con un gran atractivo. Dos toreros con una buena proyección en Madrid y del gusto del aficionado, y un joven que viene precedido de una etapa novilleril en la que levantó muchas expectativas. Si a ello sumamos una ganadería muy apetecida por su enorme calidad, el resultado tendría que haber sido inmejorable. Pero no fue así. 

Comenzó la cosa con muy buen pie con los dos primeros ejemplares. Muy bueno fue Capricho, marcado con el número 36  y de 468 kilos de peso, con brío, transmisión y una embestida franca y humillada. David Mora estuvo correcto pero no acabó de sacarle todo el jugo. Fuerte ovación en el arrastre. 

El segundo, bis por cierto, de nombre Incendiario, número 72 y de 451 kilos, salió con todo. Preciosas arrancadas de largo y codicia fueron sus mejores cualidades. Paco Ureña cuajó buenos muletazos con el "palmosillo", buena colocación, remató algunos muletazos atrás de la cadera, y todo bien ligado. 

En el tercer toro la plaza vibró con un recibimiento por verónicas del joven Varea. Templadas, con la figura erguida, el mentón pegado al cuerpo, compás abierto y dulzura en el manejo con las yemas de los dedos. Culminó con una bonita media con el capote partido. A partir de aquí ya nada fue igual, lo mejor de la corrida ya había acontecido y el resto no tuvo nada reseñable. 

Si quieren leer una crónica más completa y detallada les remito al gran aficionado castellonense y compañero de batallas en el mundo de la blogesfera, Vicent Climent. La podrán encontrar haciendo click en el siguiente enlace: Otra vez será...

Yo, mientras tanto, les dejo con unas fotografías del festejo, que a la postre, es lo que mejor se me da. 














No hay comentarios:

Publicar un comentario