AVISPA, TODO RAZA Y CORAZÓN DE LA DE VTE. DOMINGUEZ

Un 3 de marzo de 1.999 nacía la vaca Avispa en la finca de la ganadería de Vicente Domínguez. Se avecinaban tiempos complicados, en apenas tres años la vacada quedó muy mermada a causa de la tuberculina, y la susodicha tuvo que tirar del carro para llevar adelante todos los compromisos.

Avispa junto a sus compañeras en diciembre de 2015.


Avispa.

Su procedencia era navarra vía Gabas, su madre, la famosa vaca Princesa, marcada con el número 2, conocida por todos los aficionados de aquella época por sus pechadas en tablas y grandes subidas a los obstáculos, una de las mejores vacas que ha habido en esta casa, no muy grande, pero con una raza increíble. Esta misma también dio un macho muy conocido, Maldito, número 1, hermano de Avispa por parte de madre, el cual realizó grandes actuaciones y obtuvo muchos premios y reconocimientos. 

Princesa, madre de Avispa.




Como curiosidad, la abuela de Avispa, de nombre Liebre, madre de Princesa, fue vendida junto con un lote de 16 vacas más a Antonio Briones sobre el año 94, quien adquirió el hierro de Carriquirri en el 88. Vicente la vendió ya que estaba aborrecido de ella, siempre estaba mordiendo los chopos, y ello hacía que se secaran. El señor Briones en la actualidad tiene disecada su cabeza en su museo.

Por otra parte, volviendo a la ascendencia de Avispa, su padre fue el toro Paisano, marcado con el número 1, toro muy noble, trabajador y regular en sus actuaciones. Ganó a mejor toro en puntas en Les Penyes en Festes en el año 1.997, edición en la que también la ganadería se llevó el premio a mejor conjunto. Paisano fue adquirido por el ganadero de Almenara, Juan Faet, dado que en Navarra los toros a cierta edad no pueden salir, apenas se utilizan y se decidió su venta. 


Paisano, padre de la vaca Avispa.


Antes de partirse el pitón, Avispa hizo unos cuantos concursos de recortadores con anillas, pocos la verdad, pero a los que fue en alguno que otro visitó  por completo el callejón, como fue el caso de Pina de Ebro. Otros sitios en los que dio el do de pecho en las anillas fueron Funes, Tafalla, Peralta y Azagra, entre otros. El resto, numerosas actuaciones para ser recordada, Onda 2007, Cantavieja 2006, 2012 y 2014, Teruel 2006 y 2007, una clásica en la vaquilla para la merienda, 2009 y 2013, en Pedrola, Pilares, Santacara y un largo etcétera de pueblos.

Avispa de más joven.

Avispa en la Pascua Taurina de Onda de 2016.

Avispa en Cantavieja en 2014.

Otra imagen de Avispa de la misma tarde en Cantavieja.



Acabó sus días en Novallas el año pasado, hizo hilo como es habitual en ella y se mató contra los barrotes. A sus dieciocho años seguía dándolo todo en cada una de sus actuaciones. La lástima es que no criaba, era machorra como se suele decir, y con su muerte se ha perdido la descendencia de lo que procedía de la vaca Princesa. Maldito, hermano de Avispa, dejó algo de descendencia, cubrió pero no mucho tiempo, y de lo poco que quedó, se mataron por los pueblos. Una auténtica lástima, que esa raza y ese corazón que tenía esta vaca, no se transmitieran en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario